Los numerosos beneficios del masaje craneal

Aunque parece haberse puesto de moda en Chile en estos últimos tiempos, lo cierto es que las ventajas y beneficios del masaje craneal hace mucho que son conocidos por los terapeutas y por quienes nos dedicamos a la sanación en cualquiera de sus múltiples y diversas facetas. Este tipo especial de masaje, conocido como Champi (y del que se originó la palabra ‘champú), se fundamenta en la medicina Ayurvédica, uno de los sistemas de curación más antiguos de la Humanidad.

Los orígenes del Champi se remontan a costumbres ancestrales, que forman parte de los rituales del cuidado integral de la vida familiar de la India, siendo transmitido de generación en generación dentro de la valiosa tradición de masajes de esta cultura. En un principio, esta práctica fue desarrollada por las mujeres dentro de su rutina de cuidados cotidianos, con la intención de mantener sus cabellos hermosos y sanos, especialmente como una preparación al matrimonio, con el objetivo de estimular la salud, la belleza y la fertilidad.

Sin embargo, el Champi no se mantuvo como una práctica exclusivamente femenina dentro del hogar y se convirtió también en una costumbre regular entre los barberos y peluqueros, quienes lo comenzaron a ofrecer como parte del servicio dentro del corte de pelo o afeitado masculino, aunque dando mayor importancia en su práctica a la estimulación y activación de la energía que al embellecimiento del cabello. Es probablemente desde el ámbito de las peluquerías y barberías, donde comenzó a popularizarse el masaje Champi, hasta traspasar las fronteras y dar origen a la palabra champú, que llegó a Occidente muchos antes que la propia técnica de masaje y que guarda más relación con las mezclas de aceites que se utilizan en ciertos casos que con la aplicación del Champi.

Vía de equilibrio del prana o energía vital

El Masaje Champi se fundamenta en los principios de la Medicina Ayurvédica, uno de los sistemas de curación más antiguos de la humanidad, que ha dedicado siglos de su historia al estudio del irresoluble misterio de la vida, basándose en el principio de que todos los seres vivos forman parte del universo, constituyendo en si mismos un microcosmos indivisible de todo aquello que les rodea. Dentro de esta visión se confiere una prioridad esencial a preservar la vida en el más alto nivel de bienestar, cultivando la buena salud física, mental y espiritual, para llegar a disfrutar de una vida longeva con vitalidad, lucidez y paz interior. Por esta razón, la acción más importante de este sistema de salud, va dirigida a la prevención de las enfermedades, manteniendo el equilibrio entre los diferentes sistemas orgánicos y energéticos del ser humano.

La concepción del prana o energía vital constituye el epicentro de la Medicina Ayurvédica, esta energía representa el eslabón entre la vida del alma y la del cuerpo, en el cual se exponen dos aspectos de la energía cósmica, uno de la consciencia pura y otro de la actividad física. Al igual que otras filosofías y sistemas de salud tradicionales, el Ayurveda sostiene que la energía vital se manifiesta con mayor evidencia en el proceso respiratorio, convirtiendo la respiración en una forma de alimentación sutil, por la que recibimos el prana, que pone en movimiento todos los procesos metabólicos y vitales del organismo.

El prana circula a través del organismo gracias a una red extremadamente fina de 72.000 canales sutiles denominados nadis, que significa “corriente” y que resultan comparables en concepto a los meridianos de la medicina tradicional china. Para sus tratamientos, la medicina ayurvédica considera 14 nadis principales que se originan en la base de la columna vertebral, dos de ellos van por el centro del cuerpo, seis por el lado derecho y los otros seis por el lado izquierdo, distribuyendo así la energía a todos los órganos sensoriales, órganos vitales y a las principales zonas del cuerpo. De estos 14 nadis el más importante es el sushumana, que sube desde la base de la columna vertebral hasta el eje cerebroespinal, en el medio de los dos hemisferios cerebrales. Otros dos nadis importantes son el ida que representa la energía lunar (femenina) controlando y dominando el lado izquierdo del cuerpo y el pingala que representa la energía solar (masculina) controlando y dominando el lado derecho del cuerpo.

La cabeza, centro del sistema nervioso

Durante el proceso de formación del feto, la primera zona del cuerpo que toma forma definida es la cabeza, que es el centro del sistema nervioso. Los primeros meses mantiene un tamaño superior al resto del cuerpo, siendo la parte de más peso. Según el Ayurveda en la cabeza se encuentra una de las puertas del prana, conocida como Brahmand, que coincide con la fontanela mayor, a unos ocho dedos por encima de las cejas. Aunque al pasar los primeros nueve meses de vida, esta parte del cráneo adquiere rigidez y dureza, desapareciendo la apertura de la fontanela, energéticamente continua siendo el centro de la consciencia denominado samadhi, que fisiológicamente se encuentra justo por encima de la glándula pineal, el lóbulo olfativo; la sección conocida como mesencéfalo. De manera que la aplicación del masaje Champi incide favorablemente sobre el sistema nervioso y energético, teniendo efectos y beneficios que se extienden por todo el organismo, induciendo a la tranquilidad y estimulando un estado elevado de atención y concentración, que aumenta la capacidad de memoria y la lucidez mental, incluso en personas de edades avanzadas.

Principales acciones y beneficios del Masaje Champi

• Aumenta el flujo sanguíneo a la cabeza, el cuello y los hombros, favoreciendo la nutrición de los tejidos y la oxigenación a través de la circulación arterial, y contribuyendo a la eliminación de toxinas por vía venosa.

• Incrementa el flujo linfático a la cabeza, el cuello y los hombros, facilitando la eliminación de toxinas acumuladas y la reducción de edemas, a la vez que estimula el sistema inmunitario.

• Libera los espasmos y las adhesiones en las fibras musculares, calmando las molestias y mejorando la capacidad de movilidad articular.

• Disminuye la inflamación de los tejidos, aliviando el dolor y reduciendo la sobrecarga en los huesos y articulaciones.

• Reduce la actividad del sistema simpático, ayudando a reducir la presión sanguínea, el estrés y la ansiedad. Favorece una respiración más pausada y profunda.

• Estimula el sistema parasimpático, facilitando el descanso corporal e incentivando la relajación y el sueño.

• Aumenta la circulación en el cuero cabelludo, estimulando el crecimiento del cabello y la regeneración celular.

• Relaja y suaviza la tensión ocular, previniendo el agotamiento visual y dando brillo a los ojos.

• Aumenta el suministro de oxígeno al cerebro, aliviando la fatiga mental, favoreciendo la capacidad de concentración y la lucidez.

• Estimula la liberación de endorfinas, ayudando a liberar el estrés emocional y los sentimientos reprimidos. Dispersa la ansiedad y la depresión, mejorando los estados de ánimo.

• Favorece la liberación de los bloqueos energéticos, restableciendo el flujo de energía a todo el organismo, recuperando el equilibrio y el bienestar natural.

Fuente: Datos propios e información sacada de Internet.