Las emociones y el sistema digestivo

por Paulina Pérez Bazán
Yogaterapeuta

Variados estudios han determinado que el sistema digestivo es nuestro segundo cerebro, ya que posee una amplia red neuronal, esta estructura neuronal que posee la capacidad de producir y liberar los mismos neurotransmisores, hormonas y moléculas químicas que produce el cerebro.
En nuestro sistema digestivo se produce y almacena el 90% de la serotonina de nuestro cuerpo. Es la misma serotonina que en un 10% se crea en nuestro cerebro superior y de la que depende nuestro bienestar.
Una ingesta excesiva de alimentos se relaciona con estados ansiosos, los cuales pueden tener variados orígenes como la confusión, frustración o angustia. Cuando sufrimos de estreñimiento se relaciona con el exceso de control, responsabilidades, el no querer soltar (ya sea que son muy ahorradores, ordenadas u obsesivas). Por el contrario, la diarrea manifiesta las emociones guardadas o aquello que no he podido decir, se relaciona con la ira.
Una de las manifestaciones más tangibles es el síndrome del colon irritable, la cual ha ido aumentando a medida con los índices de estrés se acrecientan en la sociedad.
El cerebro registra estas señales procedentes del sistema digestivo y, a su vez, las modifica bajo el influjo de emociones como la angustia, la ansiedad o la depresión, que a menudo se asocian a padecimientos molestos de larga duración, y que agravan y perpetúan el trastorno.
La relación entre cerebro y sistema digestivo es bidireccional. Así, la SEPD apunta que diversas enfermedades digestivas que cursan con inflamación o irritación, como la colitis o la gastritis, se agravan cuando, por causas emocionales, aumenta el estrés o la ansiedad.
Con relación a lo expuesto anteriormente, además de realizar actividad física para que nos ayude a eliminar el exceso de energía contenida y emociones negativas acumuladas, se debe llevar una dieta adecuada a nuestro biotipo, lo cual en ayurveda podemos encontrar como dosha.
Una visita a un especialista en alimentación ayurvédica nos orientará en cuales son los sabores que podemos comer en mayor cantidad y qué alimentos reducir.
Existen 5 sabores bases para categorizar los alimentos: salados, dulces, ácidos o agrios, picantes, amargos. En base a esto, se podrán determinar la alimentación para cada dosha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *