Embarazo y ciática

Ya sea que se trate de su primer bebé o del quinto, muchas son las previsiones a tener en cuenta y para las que hay que prepararse. Desafortunadamente, la emoción de convertirse en madre puede verse ensombrecida por el dolor de espalda y la ciática. Tres de cada cuatro embarazadas experimentan dolor de espalda. ¡Algunas de ellas bastante tiempo antes de perder su cintura! Para ayudarla a prevenir o a aliviar el dolor de espalda causado por la ciática, le explicamos por qué se desarrollan ciertos síntomas y le mostramos lo que puede hacer para que los meses que tiene por delante sean más fáciles.

 

Cómo provoca el embarazo dolor de espalda y ciática? 
¡Los cambios en su cuerpo a lo largo del embarazo afectan más que la apariencia física!

1. Lo que la mayoría de las mujeres ya conoce es el aumento de peso: unas 25 libras o más. El aumento en el peso corporal y la presión al inclinarse, ejercen presión sobre un disco herniado o abultado en la parte baja de la espalda. El dolor de espalda y de pierna (ciática) son consultas comunes.

2. El aumento de peso puede provocar síndrome piriforme y ciática. Los músculos piriformes, ubicados en las nalgas, ayudan al movimiento del muslo. El síndrome piriforme puede desarrollarse cuando el músculo comprime el nervio ciático, que pasa a través de la nalga hacia el muslo.

3. Lo que podría no ser inmediatamente obvio es que, a medida que el útero crece más (¡y más!), el centro de gravedad del cuerpo cambia de lugar. Algunas veces, a medida que el útero se expande dentro de la pelvis, los nervios espinales en las regiones lumbar y sacra de la columna (parte baja de la espalda) que alimentan el nervio ciático se comprimen e irritan. Esta es otra causa de dolor de espalda y ciática.

4. Además, las hormonas están trabajando. En particular, la relaxina, una hormona que relaja los ligamentos pélvicos y ayuda a preparar el cuerpo de la madre para el parto. La relaxina también afloja los ligamentos en otras partes del cuerpo, pero especialmente las articulaciones de la pelvis, la espalda baja y las rodillas. Es importante que sepa cuándo hacer ejercicio o levantar objetos, porque es fácil distenderse durante el embarazo. Muévase lentamente y evite los movimientos bruscos.

 

 

No olvides en visitar nuestro centro Mamá&Bebé para ayudarte en estos problemas y en todo tu proceso de gestación y post parto.

www.osteosalud.cl/centromamaybebe

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *